Seleccionar página
The following two tabs change content below.
Avatar

Jaime Blanco Landau

Soy emprendedor, experto en liderazgo digital, conferencista, y contribuyo regularmente con medios de comunicación.
Avatar

Latest posts by Jaime Blanco Landau (see all)

Combinemos automatización, bots de software y hardware, inteligencia artificial, «negocios como plataformas» y equipos diversos ágiles para resolver problemas complejos, agreguemos mucha incertidumbre y tendremos una receta para el futuro del trabajo.

La nuevas tecnología digitales está cambiando el futuro del trabajo con una velocidad e intensidad sin precedentes, impulsando la reinvención de nuestras vidas y economía.

Nuevas generaciones de sistemas autónomos pueden realizar una gama de actividades rutinarias más rápido y más barato que los humanos. También son cada vez más capaces de realizar actividades que involucran capacidades cognitivas tales como emitir juicios o simular emociones. Como resultado, las empresas innovadoras los están utilizando para «aumentar» (potenciar) la fuerza laboral humana.

Los efectos de la automatización ya se están sintiendo en toda la economía. Hemos visto las influencias de la automatización en casi todos los aspectos del mercado laboral, desde aquellos trabajos con labores básicas y menores salarios, hasta aquellos que necesitan más especialización, y mejor pagados.

Entonces, el futuro del trabajo se reduce esencialmente a: ¿nos van a reemplazar las máquinas y nos van a «aumentar» las máquinas?

Fuerzas que están redefiniendo el futuro del trabajo

Dos megatendencias están impulsando el futuro del trabajo. Una es que las organizaciones se están reorientando y reestructurando dramáticamente. La vista histórica de una organización como una jerarquía está siendo reemplazada por una vista de la organización como una red o un ecosistema. En lugar de divisiones, funciones o procesos, las organizaciones se construyen cada vez más alrededor de equipos.

El segundo gran cambio tiene que ver con el trabajo mismo. Cada vez se realizan más tareas a través de la automatización o la computación cognitiva. Para simplificarlo enormemente, si podemos articular (o dividir en múltiples pasos) el proceso de algo, podemos automatizarlo. En los próximos cinco a diez años es posible todos trabajemos junto a una máquina inteligente.

El rol de la personas en el futuro del trabajo

La pregunta que estamos viendo en cada compañía y en cada industria es, ¿cuáles son las habilidades humanas esenciales y duraderas? ¿Qué cosas no pueden hacer las máquinas inteligentes? No lo estoy citando precisamente, pero Pablo Picasso dijo algo como: «Las máquinas de cálculo son inútiles. Solo pueden darte respuestas ”. Hacer preguntas es una habilidad humana esencial. No estoy hablando del tipo de preguntas que puede manejar un bot de chat. Estoy hablando del tipo de pensamiento creativo y de indagación que nos permite enmarcar un problema.

Por diversas razones, los problemas a los que se enfrentan las empresas y el sector público son mucho más complejos y multidisciplinarios. La complejidad de los problemas y el ritmo del cambio significa que debemos trabajar en colaboración, en equipos. Trabajar en equipo es en sí mismo una habilidad humana esencial.

La relación que estamos desarrollando con máquinas inteligentes es diferente hoy. Estamos vislumbrando más allá, del nativo digital al nativo de Inteligencia Artificial, que no piensa dos veces en «hablar» con su teléfono o con cualquier otro dispositivo. Estamos llegando al punto en que la interacción del lenguaje natural (nosotros hablamos con nuestras máquinas, nuestras máquinas hablan con nosotros) está rebalanceando los roles de trabajo y las formas en que las máquinas y las personas se pueden «aumentar» mutuamente.

¿Cómo co-trabajar con máquinas inteligentes?

Aquí dos ejemplos. Uno es la plataforma Watson de IBM, un sistema informático capaz de responder preguntas planteadas en lenguaje natural. La forma en que lo expresó el equipo de IBM es que después de que Watson ganó el conocido Jeopardy, un show de juegos, lo enviaron a la escuela de medicina. Eso significaba que alimentaban artículos y datos de revistas médicas a Watson. Desarrollaron su capacidad para leer informes de radiología y para hacer diagnósticos de oncología. En este punto, en términos de precisión diagnóstica, el médico promedio está alrededor del percentil de 50, mientras que Watson llega a percentil de 75.

Una industria muy diferente, los servicios financieros, ofrece otro ejemplo. Los robo-asesores. Son algoritmos, básicamente, para ayudar a crear carteras financieras.

Algunos inversores interactúan directamente con robo-asesores en línea. Pero muchos consumidores se sienten más cómodos interactuando con una persona. El asesor financiero aún puede aprovechar la capacidad del algoritmo para realizar los cálculos relacionados con la configuración de carteras que cumplan con los criterios deseados mientras se enfoca en cómo se relaciona con el cliente y, en última instancia, trabaja con más clientes.

Lo que estos dos ejemplos tienen en común es que hay partes del trabajo de conocimiento (clasificación de datos, comparación de patrones o cálculos algorítmicos) adecuados para las máquinas de nuestro equipo. Otras cosas son adecuadas para las personas en nuestro equipo. La idea es trabajar juntos para «aumentarnos» mutuamente.

¿Cómo las organizaciones están cambiando?

El trabajo y los puestos de trabajo se están separando de las empresas porque hay algo que compite con la forma tradicional de organización corporativa, que son las «plataformas». Más allá de pensar en los principios de diseño clave de los equipos, redes y ecosistemas, debemos explorar qué significa ser una organización basada en «plataforma» y lo que significa ser una organización «liviana» (con pocos activos).

Es una compañía de taxis que saca anuncios en las Páginas Amarillas, contrata a despachadores y conductores y mantiene una flota de taxis en comparación con Uber, que no posee autos y no tiene conductores. Todo lo que tienen es una «plataforma» que conecta a las personas que necesitan viajes y las personas que desean proporcionarlos.

Los límites de las organizaciones en el siglo XXI serán moldeados por compañías que son intermediarios entre productores y consumidores. O, para muchos de nosotros hoy, las «plataformas» que nos permiten cambiar constantemente de productores y consumidores.

¿Un futuro apocalíptico dominado por robots, o nuevas oportunidades de trabajo en equipo con las máquinas y prosperidad?

A través de la historia moderna, han habido «olas» de automatización, y en ellas hubo aquellos que pronosticaron que se perderían millones de empleos y habría gente con tiempo de ocio. Pero estas predicciones no tomaron en cuenta la cantidad de nuevos campos y esfuerzos humanos que serían inventados: la asistencia médica moderna, la educación y las industrias de tecnología, para empezar. Eso es en gran parte lo que ha impulsado el empleo y el progreso. Esa es una de las cosas que hace que muchos de nosotros que miramos el futuro del trabajo seamos optimistas.

Es menos una cuestión de si los robots se toman nuestros trabajos, y más bien una cuestión de cómo los robots y la tecnología cambiarán nuestros trabajos. La automatización, en efecto tomará algunos puestos de trabajo, pero al mismo tiempo creará nuevas formas de trabajo y plataformas de trabajo extendido. Todos nuestros trabajos y todas nuestras carreras profesionales se verán modificados de manera significativa por la tecnología.

¿Qué significa todo esto para las personas?

La adaptabilidad y el aprendizaje continuo no estarán entre las habilidades fundamentales; serán las habilidades fundamentales. Aprender nuevos conocimientos es importante, pero podemos aprenderlo de forma relativamente rápida y podemos acceder a ellos de manera muy eficaz mediante la colaboración con máquinas inteligentes. Más importante aún, necesitamos desarrollar habilidades humanas esenciales, y necesitamos las habilidades y capacidades que nos permitan trabajar en equipo con máquinas. Los individuos y las empresas deben organizarse en torno al aprendizaje. Y el aprendizaje debe organizarse en torno al dinamismo y el cambio rápidos.

Las personas tienen la responsabilidad de mantener y desarrollar sus propias habilidades y re-equiparse a través del aprendizaje de por vida. Las empresas se beneficiarán al considerar cómo rediseñan los trabajos y los equipos y encontrar formas de facilitar el aprendizaje. Pero hay un conjunto importante de responsabilidades para el gobierno, la política pública y las instituciones sociales.

El futuro del trabajo será un viaje accidentado, e impredecible aún. A medida que sucede, tenemos la oportunidad de rediseñar las organizaciones, el trabajo y cómo pensamos sobre nuestras carreras profesionales y el aprendizaje. Si estás motivado por la idea de vivir en tiempos de rápidos cambios, será muy emocionante. Si tienes miedo de los tiempos de cambio rápido, va a ser difícil.